“La inversión privada en educación superior es la que más creció en los últimos 25 años”

Así lo afirmó Rodolfo De Vincenzi, Presidente del CRUP, en la presentación del libro “Áreas de vacancia, vinculación, pertinencia y planificación del sistema universitario”, durante las Jornadas de Articulación de los Consejos Regionales de Planificación de la Educación Superior (CPRES). El evento tuvo como objetivo realizar un balance del trabajo realizado y una proyección de desarrollo a futuro.

jornada inter cpres

La encargada de la presentación inicial fue Magalí Catino, Secretaria Ejecutiva de los CPRES. Ella hizo hincapié en el contenido del Mapa Georreferenciado, que incluye, por primera vez, información sobre más de 13 mil ofertas de títulos superiores y 2500 instituciones de educación superior, georreferenciadas en cada territorio. “El mapa es muy importante ya que nos permite tener una herramienta de gestión para leer la distribución de la oferta y poder pensar en el planeamiento y la prospectiva de desarrollo del sistema de educación superior en todo el país”, comentó.

El Dr. Rodolfo De Vincenzi, Presidente del CRUP, participó de la presentación del libro. Al momento de intervenir manifestó su reconocimiento a la SPU y la Secretaría Ejecutiva Inter CPRES respecto del aporte de la publicación por el valor de la información que allí se vierte. Así como también lo que se evalúa como pertinencia respecto de las áreas de vacancia que detectan. “Creo que se trata de un importante aporte para orientar la inversión pública de los próximos años. Es coherente que esa inversión sea destinada respecto de las áreas de vacancia detectadas. Sin embargo, estamos frente a una mirada parcial, y desde el CRUP nos ofrecemos a complementarla, para poder comprender cómo funciona  y se comporta la inversión privada en educación superior”

El presidente del CRUP continúo su análisis diciendo que: “la inversión privada en educación superior es la que más creció en los últimos 25 años. Y consecuentemente dio una mayor contribución  a la atención del crecimiento de la matrícula en la región. Sin dudas, los estados latinoamericanos en general y el argentino en particular han realizado un gran esfuerzo al respecto. Pero, a la luz de las estadísticas, ha sido la inversión privada la que mayor aporte realizó frente al fenómeno de crecimiento exponencial de los estudiantes universitarios”. En esta línea profundizó el análisis narrando que “en América Latina y el Caribe la matricula pasó de 5 millones en 1995 a más de 25 millones en el 2018, según información de UNESCO. Y en Argentina se pasó de menos de 900 mil alumnos, en 1995, a más de 2,1 millones en la actualidad, según información de la SPU. Ante este crecimiento, los estados incrementaron su inversión en educación pero no de la manera en la que fueron sumándose estudiantes al sistema”. Confirmando luego que “es claro entonces el importante rol que ha cumplido la inversión privada”.

Además, De Vincenzi aseguro que es necesario analizar la proyección a futuro. En este sentido, “En Universia 2013 se presentó un informe que planteaba 45 millones de estudiantes universitarios para el año 2025 en América Latina y el Caribe. Número que también fue referenciado por IESALC UNESCO, pero para el año 2030. Cualquiera de las dos referencias nos ubica en casi la duplicación de la matrícula en siete o doce años.  Y está claro que es una utopía pensar, que en ese período de tiempo, se destine el doble en educación superior en nuestro continente” afirmó Rodolfo De Vincenzi. Quien está convencido de que ese crecimiento proyectado tan importante de la matricula tendrá que ser atendido en gran parte por la inversión privada. Más aún, si se incluyen las demás funciones que las Universidades tienen más allá de la docente, y que contribuyen al desarrollo productivo, y social; a la innovación tecnológica; y la generación de nuevo conocimiento.

Concluyendo su postura al respecto, el Dr. De Vincenzi dijo que “en este contexto es muy importante entender la pertinencia desde la inversión privada. El CRUP tiene mucho para aportar en tal sentido. Porque la sustentabilidad de nuestras instituciones dependen de comprender el comportamiento de la inversión privada. Más del 95% de nuestros presupuestos provienen de la inversión privada, que se destina a proveer un bien público. Y se trata de una inversión voluminosa, que en Argentina  se eleva a 1.500 millones de dólares por año. Pero, inclusive esto es una parcialidad de toda la inversión realizada, porque solo se refiere allí a lo invertido proveniente de cuotas, y existen otras inversiones en activos que realizan las Universidades Privadas que no se están incluyendo en la suma que acabo de mencionar. Además, de acuerdo a un estudio realizado por Ana María García de Fanelli para Universia, publicado en 2016, se asegura que el 21% del total de los ingresos de las universidades estatales provienen de fuente privada y tiene su origen en los aranceles cobrados por grado y posgrado a distancia, posgrado presencial, por la venta de servicios técnicos, consultorías y capacitaciones”.

“De esta manera la pertinencia de entender la inversión privada no solo atañe al crecimiento de las universidades privadas sino también de la universidades estatales, donde la inversión privada ha crecido raudamente en los últimos años y posiblemente deba seguir creciendo en el futuro. Por lo tanto, es muy importante estudiar esta pertinencia porque pueden existir otras demandas que se deban atender y que de hecho la universidad atiende y que se complementan a las demandas socio productivas presentadas en la publicación de la SPU. Por ejemplo, la demanda del mundo del empleo y la búsqueda laboral;  las de las humanidades; el arte; la innovación, con las demandas sociales y con las demandas de la propia educación superior” finalizó De Vincenzi.