Becan sólo al 3% de los universitarios

Falencia en la educación: un débil sistema de ayuda económica

Los estudiantes que logran acceder a este tipo de beneficio llegan a percibir
una suma que rara vez supera los $300 mensuales La universidad estatal, pública
y gratuita sigue siendo inaccesible para muchos chicos. En la Argentina, sólo el
0,77% de los estudiantes de universidades estatales recibe becas del Estado: son
algo más de 10.000 ayudas económicas mensuales para las que compiten unos 30.000
postulantes cada año. Otros 22.000 alumnos reciben becas directamente de las
universidades, para alcanzar algo menos del 3% total de alumnos beneficiados en
la Argentina. Los expertos indican que las comparaciones internacionales en este
campo son poco útiles -porque los sistemas universitarios difieren incluso
dentro de América latina-, pero coinciden en describir el sistema argentino como
débil. Un dato lo apoya: según el Indec, el 9,5% del total de estudiantes
universitarios del país proviene de hogares pobres y el 2,2%, de hogares
indigentes. El Programa Nacional de Becas Universitarias (PNBU), que gestiona el
Ministerio de Educación, viene aumentando sostenidamente su nivel de recursos y
becas entregadas: en 2003 se destinaban $ 7,2 millones, un monto que llegó a $
25 millones el año pasado. En total, se entregaron 10.077 becas. El 30% se
destina a las carreras "prioritarias" para el desarrollo del país. En general,
se trata de diez cuotas de $ 250 mensuales, que se otorgan para comenzar o
continuar carreras en universidades estatales, según situación socioeconómica y
rendimiento académico, y que pueden renovarse hasta financiar la carrera
completa. Según datos oficiales, mientras el promedio de duración de las
carreras suele ser de 7,8 años en la Argentina, entre los becarios desciende a
5,5 años; además, 6 de cada 10 alumnos mantienen o elevan el promedio con el que
ingresaron en el programa. "Somos conscientes de que todavía es necesario
incrementar la cantidad de becas. Tenemos la intención de hacerlo también en el
monto", admitió a LA NACION el secretario de Políticas Universitarias, Alberto
Dibbern. Según contó, están analizando diferenciar situaciones de ingresos por
zonas geográficas para acceder al beneficio. "La idea es tener un sistema que
pueda ser equitativo y que la distribución geográfica de beneficiarios esté
equilibrada", dijo Dibbern, que atribuyó el aumento de los postulantes de los
últimos años al trabajo de difusión que hicieron en colegios secundarios. La
mayoría de las universidades admite que la cantidad de pedidos de becas aumentó
en los últimos años, y muchas diversifican los tipos de ayudas para alcanzar a
más beneficiarios. En todos los casos, se trata de montos pequeños, que van de
los $ 50 a los $ 300 por mes. En la Universidad Nacional del Nordeste, con sedes
en Corrientes y Resistencia, por ejemplo, entregan varios tipos de becas: de
transporte, contra prestación de algún servicio en la universidad o la comunidad
(ambas de ocho meses de duración), de comedor (por un año), de salud y de
finalización de estudios para quienes adeuden hasta cinco finales. En 2007,
entregaron 2582, pero suelen anotarse más de 6000 postulantes. "La percepción de
las facultades es que el número viene creciendo y que este año es mayor", dijo
Abel Esquivel, secretario general de Asuntos sociales de la UNNE. El nordeste
del país viene incrementando su peso en los pedidos de becas. Según contó
Esquivel, la inscripción para las becas del Ministerio de Educación, que se hace
online , hizo colapsar el sistema el año pasado, porque los pedidos
cuadruplicaron a los del año anterior. En la UBA se entregan unas 1100 becas
Sarmiento, de $ 250 mensuales, y 180 iguales para el CBC. Además, dos
fundaciones financian programas de ayuda económica (la Fundación Mosoteguy, con
100 becas de $ 500, y las Becas Vittal, de $ 300, para alumnos del interior), y
existen las becas del fondo Graduados por Más Graduados", que sólo llegan a 150
beneficiarios con aportes de egresados y empresas. Además, hay facultades que
tienen sus propios sistemas, como Derecho, Ciencias Exactas y Ciencias
Económicas. "Este año aumentaron considerablemente los pedidos para el CBC. De
los evaluados positivamente, 58 quedaron sin becas", dijo el secretario de
Extensión, Oscar García. En la UBA explican este aumento por la mayor difusión
que hicieron de las becas, pero, además, por una reforma del reglamento que
elevó la edad máxima para postularse de 25 a 30 años y bajó el promedio de 6 a 5
puntos para solicitarla. En la Universidad Nacional de Córdoba entregaron el año
pasado 950 becas, que son de varios tipos: por situación socioeconómica (que
pueden ser de 100, 150 o $ 200 mensuales durante ocho meses); para madres solas
($ 140) y 500 becas para el comedor universitario. En la Universidad Nacional de
General Sarmiento (UNGS), con sede en Los Polvorines, el 6% del presupuesto se
destina a becas. En 2007 se entregaron 930 para nuevos alumnos, cursantes y para
los que hacen el curso de ingreso. Desde 2002, el monto se actualiza todos los
años: en 2003 era de $ 2000 en 10 cuotas y hoy es de $ 2985. "Es más alto que
las becas del Ministerio lo cual nos trae problemas, porque los chicos renuncian
a ellas para quedarse con las nuestras", dijo Liliana Solla, jefa de Gestión
Académica de la UNGS. Según contó, la cantidad de pedidos se mantiene estable,
pero este año hubo un ligero crecimiento. "Hay una población más joven que las
pide, que busca no trabajar o trabajar menos y dedicarse a estudiar; ya no son
mayoritariamente sostén de familia", dijo Solla. Por Raquel San Martín
De la Redacción de LA NACION. Publicado el Sábado 5 de julio de 2008 en Noticias
de Cultura del diario La Nación


URL: http://www.lanacion.com.ar